Metabolismo quema calorías

Cada persona debe ingerir una cantidad diaria de calorías proporcional a las que necesita para su actividad diaria. Es la energía que necesitamos para vivir. Esta cantidad de calorías, por tanto, varía de un individuo a otro dependiendo del trabajo que desarrolle y de su estilo de vida.

La práctica del deporte persigue acelerar el metabolismo para, entre otras muchas razones,  provocar la quema de calorías y de esta forma mantener un control del peso. De hecho, el deporte es una de las mejores prácticas para ello.

Sin embargo podemos hacer otros muchos pequeños gestos que nos ayudarán a activar el metabolismo incluso en el trabajo, en la rutina diaria…

Veamos algunos:

  • Beber agua. Beber agua constantemente a lo largo del día y a pequeños tragos, además de hidratarnos nos ayuda a mantener el metabolismo activo. Recuerda que en general es recomendable beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día.
  • 5 comidas al día. Si repartimos la cantidad de calorías que ingerimos entre 5 comidas al día, lo que haremos será distribuir mejor la comida y mantener el metabolismo activo durante toda la jornada consiguiendo que se almacenen menos calorías en nuestro cuerpo formando depósitos de grasa.
  • Actividad diaria. La actividad diaria influye mucho en el metabolismo. Uno de los problemas más comunes de una vida sedentaria es la retención de líquidos. Es evidente que no se queman las mismas calorías haciendo las tareas del hogar que sentado en una oficina, pero también los trabajos inactivos podemos aprovecharlos para activar nuestro metabolismo. Por ejemplo, dar pequeños paseos por la oficina cada diez minutos, mover las piernas mientras se está sentado… son pequeños gestos que reactivan nuestra circulación sanguínea y hacen trabajar al organismo. Usa las escaleras en lugar del ascensor, no aparques justo al lado de la entrada del trabajo para obligarte a caminar un poco, son pequeños hábitos que podemos tomar.
  • Descansar. ¿El descanso para quemar calorías?. Pues si. Empecemos a explicarlo por el sueño: si duermes las horas necesarias, tendrás menos hambre, consumirás menos comida y por tanto necesitarás quemar menos calorías. Pero además, el propio descanso quema calorías; lo hace el denominado metabolismo basal. El cuerpo humano es como una perfecta y compleja máquina, cuyos órganos precisan de energía para funcionar. El metabolismo basal es el propio de la actividad vital del organismo: respirar, pensar, regular la temperatura corporal, procesar lo que vemos y lo que oímos… toda esa actividad consume energía, consume calorías.

Como ves, se trata de hacer algo, de moverse, para obligar a nuestro organismo a que consuma energía.

¿Qué truco sueles hacer tu en tu trabajo para acelerar el metabolismo?. ¿Nos lo cuentas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>